Me acuerdo.

Inspirado en “Me Acuerdo” de Joe Brainard

Primer Draft

Me acuerdo de tu falda blanca con amarillo.
Me acuerdo cuando te lleve un “bubble tea” a casa.
Me acuerdo de la bergamota y del yoga.
Me acuerdo de la primera vez que te subiste a mi carro.
Me acuerdo que te marcó tu novio. Me acuerdo que hablarían después.
Me acuerdo de tus sombreros y de todas las cosas que te ponías en la cabeza.
Me acuerdo de Guanajuato, la comida, la caminata y el regreso.
Me acuerdo de la primera vez que te tome de la mano.
Me acuerdo que te dibuje una jirafa.
Me acuerdo de las cenas en mi casa y de la primera vez que te quedaste a dormir. Me acuerdo que sólo te toque el cabello.
Me acuerdo de la playa, el vino y el mesero que te quería ligar.
Me acuerdo de las fotos de tu cuarto y de tu pelota para hacer yoga.
Me acuerdo cuando me llamaste todólogo. Me acuerdo que no sabía que era un Macarrón.
Me acuerdo del sushi y de la primera temporada de Grey’s Anatomy
Me acuerdo de Alex Karev.
Me acuerdo de cuando cortamos la primera vez.
Me acuerdo de las flores.
Me acuerdo de la caja y el carro en el que te llevaste tus cosas.
Me acuerdo que comencé a odiar a tu mejor amiga.
Me acuerdo que estaba seguro que no era el final.
Me acuerdo de los helados, de las crepas, de los smoothies. Me acuerdo que engorde.
Me acuerdo del viaje a DF, de mi familia y de la tuya.
Me acuerdo de tu abuela y de su ropa.
Me acuerdo de mis amigos y su reacción. Me acuerdo que no fue importante.
Me acuerdo de la fiesta de Jack Daniels y los chilaquiles de 30 pesos.
Me acuerdo de tus bailes en mi sala.
Me acuerdo como cambiabas en las vacaciones.
Me acuerdo de la graduación de tu amigo, el que quería contigo, el que te dejó de hablar.
Me acuerdo que viste a tu ex-novio. Me acuerdo que te llamó borracho.
Me acuerdo que me mentiste.
Me acuerdo que nunca conocí a tu papá.
Me acuerdo de “Rossano Lasagna y Paella”
Me acuerdo de tu trabajo falso.
Me acuerdo que no dormiste en tu casa por meses.
Me acuerdo cuando que te abrace toda una noche y me acuerdo que me dolió el brazo al día siguiente.
Me acuerdo que leí tus inbox en Facebook.
Me acuerdo cuando nos enfermamos juntos.
Me acuerdo cuando te lleve al hospital.
Me acuerdo cuando leí tu cuenta de mail.
Me acuerdo que fuimos a un velorio, no recuerdo de quién.
Me acuerdo de tus mareos, de tus ascos, de mis sustos.
Me acuerdo de mis cumpleaños contigo, pero no me acuerdo de los tuyos.
Me acuerdo de tus roomies de Bolivia.
Me acuerdo de las cucharas con las que nos comíamos el Rocky Road.
Me acuerdo de la primera y la última vez que comimos en “Savora”.
Me acuerdo de tu espalda y de tus cejas.
Me acuerdo que nos íbamos a casar con un anillo Huichol. Me acuerdo que lo perdiste.
Me acuerdo que querías un perro.
Me acuerdo que te regale un puerco espín… de peluche.
Me acuerdo que te enseñe a manejar en mi carro, me acuerdo que nunca aprendiste bien.
Me acuerdo de los recados debajo de la almohada y de los recados en los platos del desayuno.
Me acuerdo de Nueva York.
Me acuerdo de la cena en Little Italy.
Me acuerdo de DUMBO y la primera noche.
Me acuerdo de Elvira.
Me acuerdo del 193 de Dean ST entre Hoyt y Bond.
Me acuerdo del año nuevo en Brooklyn, del pastel y del vino, del fail de los fuegos artificiales.
Me acuerdo de la fiesta de año nuevo a la que nos colamos. Me acuerdo de las meseras de ese lugar y del desayuno en el MOMA.
Me acuerdo que casi pierdo el avión.
Me acuerdo de tu primo y de su departamento en la Condesa. Me acuerdo de su novio, de su perro y de sus historias.
Me acuerdo que nunca nos dejamos de hablar por más de 3 horas.
Me acuerdo cuando comenzamos a pelear por el futuro.
Me acuerdo de las platicas en el parque cerca tu casa.
Me acuerdo de tus tramites ocultos y de como necesitabas terminar el ingles.
Me acuerdo que nunca antes fuiste pero terminaste el curso en 4 semanas y pasaste el TOEFL.
Me acuerdo cuando renunciaste al trabajo.
Me acuerdo que tres cuartas partes de mi closet quedo vacío.
Me acuerdo de cuando me dejaste tus revistas.
Me acuerdo del mail de tu ex y sus planes juntos. Me acuerdo que no le creí, que me burle de el.
Me acuerdo que tenía mala ortografía.
Me acuerdo que cortamos por segunda vez.
Me acuerdo de la última vez que te lleve a la central, del número del autobús y de la forma en que lloraste.
Me acuerdo que no dormí toda la siguiente semana.
Me acuerdo que hablaríamos después.



Read Next
Cómo dejé de amar la moda.