Run.

Volví a Keret por un festival de niños del futuro. Ika dice que le gustaría explorar más el por qué siempre vuelvo a los mismos lugares, presume de sabotaje.
Ella en cambio llegó desde el viernes de la semana pasada y no se fue hasta dejar bien acomodadas un poco más de 13 cajas de pasado en un clóset nuevo.
En lo personal me pareció lo suficientemente cómodo quedarme a dormir ahí. Hicimos una lista de «coincidencias» y la vi bailar en la cocina. ¿Me importa realmente que lo sepan? Ika dice que si.
“Los colombianos” Le pegaban con un mazo al muro tan fuerte como podían. No había nada más, solo golpes secos y pausados. Se fueron en una cargo color guinda a las 4am.
Al siguiente viernes ella tambien se fue con todo y dolor de espalda, aguanta poco o le dolía mucho o solo se queria ir y ya “regreso en dos semanas, la oficina está bien” dijo.
Antes de volver me reuní con Joe Swanberg en Chicago, café y un croissant. “Es difícil quedarse sobre todo cuando hay una segunda mejor opción.” me dijo.



Read Next
Ahorrar.